Mándame tu mensaje…

Tal vez algún día, en algún momento, en algún lugar, tengas algo que decirme.
Lanza aquí tu botella.
Si la recibo, prometo contestar…

7 respuestas a Mándame tu mensaje…

  1. Txapi Bernal dijo:

    Tu te pasas por mi blog y yo hago lo mismo con el tuyo. Tienes mucha “pasión poética”, como en el caso de arriba. Te felicito por el blog.

    Saludos.

  2. Txapi Bernal dijo:

    Te menciono en la sección de “Soporte” de mi web (http://www.territoriotxapi.net). Pásate ;D.

    • Tatherwood dijo:

      Unas palabras que no merezco…
      Tú has logrado tanto, y yo he hecho tan poco… Pero siempre se agradece que alguien te recuerde. Especialmente alguien que llegará tan lejos.

      Gracias a ti también.

  3. ¡¡Te echo de menos, Tather!! Ahora me puedes encontrar en http://www.alvarobernal.net. Ya no hablo casi nada de política, pero sí de tecnología, cine, música, fotografía…

    Un abrazo, viejo amigo.

    • Tatherwood dijo:

      El problema, compañero, como creo que te mencioné, es que los temas que abarcas ahora escapan a mi dominio. Y, a veces, incluso a mi interés.
      Yo soy una persona simple, con una mente que da sólo para cosas sencillas. No sé editar, no sé crear, no sé usar el photoshop, no domino el word y apenas si sé hablar.
      No, compañero; me temo que un lugar que dedica el 80% de su tiempo a explicar cómo editar y renderizar una imagen, a cantar las bondades de Apple, y hacer crítica (buena y mala) de cine, ya no es algo que me despierte esa voluntad de viajar.
      Llegar a tu isla era un viaje que emprendía con ganas. Ahora… creo que prefiero quedarme en la mía. Al menos un tiempo.

      Pero no desesperes, prometo sacar la cabeza de vez en cuando, ni que sea para poder dejar escrito en la arena “Estuve aquí”.

  4. He llegado aquí como ocurren las cosas importantes: por casualidad. Y me ha gustado lo que he sentido. Es justo dejarlo escrito, por si algún día puedes leerlo. Abrazo.

    • Tatherwood dijo:

      Saludos, compañero náufrago. Lamento haber tardado tanto en verte… y en contestarte. He de admitir que este pequeño rinconcito de mundo está más desatendido de lo que me gustaría, pero ¿qué puedo decir? Mi pequeño islote desierto ha sufrido varios huracanes, uno detrás de otro, y aún estoy intentando recuperarme.
      Si has llegado aquí por casualidad, ya me has hecho el regalo más grande que podías hacerme, incluso si no hubieras escrito. Este diminuto lugar nació, a fin de cuentas, gracias a que yo mismo aterricé por accidente junto a alguien que me salvó, que me guió. Y siempre he creído firmemente que los que se sientan perdidos, y hayan de hacerlo, llegarán aquí, de un modo o de otro. Y que mi único papel es estar y asegurarme de que tengan algo que ver, que leer, que vivir, que sentir. Y que sean libres de quedarse o seguir buscando, pues esto posiblemente no es más que un sitio de paso.
      Pero te agradezco enormemente tus palabras, y celebro que el tiempo que pasaras aquí, fuera mucho o poco, te ayudara a sentirte un poquito mejor.

      Un saludo de otro hermano de la luna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s