Siempre recordaré… I

Nos encontramos con tantas cosas hoy en día, tantos estímulos distintos, colores, sonidos, ruidos, aromas, que resulta imposible captarlo todo. Y creo que lo mismo pasa con nuestra vida. Queremos vivir tantas cosas, y vivimos tantas cosas, que es imposible mantener el ritmo. Y es imposible no olvidar… Llegado el momento hay que decidir, y la decisión es personal. ¿Qué podemos olvidar y qué no?

Yo…

Siempre recordaré los buenos, viejos tiempos.

¿Pero cuáles son los buenos, viejos tiempos? Hay muchas cosas que tienen una edad de oro: la música, el teatro… los coches. Yo creo que para las personas es distinto: los buenos, viejos tiempos… dependen. Son nada más y nada menos que aquellos en el centro y alrededor de los mejores recuerdos, de los mejores momentos. Un día, viajando a la deriva, encontré a otro náufrago que enseñaba a todo quien quisiera mirar una botella que había encontrado. Decía “Éste soy yo ahora. Mañana, ya os contaré…”

Nuestras circunstancias cambian, y nosotros cambiamos; ¿cómo no iba a cambiar también nuestro pasado, o más exactamente, nuestra visión de ese pasado? Nuestro peor recuerdo podrá ser enterrado por recuerdos buenos, y nuestro mejor recuerdo sustituido por otro aún mejor. Y así cambia la perspectiva. Así cambia nuestra edad de oro.

Los buenos, viejos tiempos. Es tontería intentar hablar de ellos, porque el día menos pensado cambiarán y serán otros. Pero hay algo que nunca, nunca cambiará.

Siempre recordaré las pequeñas cosas.

Esas pequeñas cosas a las que hoy en día, por desgracia, ya nadie quiere prestar atención. Una llamada, una tarde en una cafetería, un sábado estudiando, una postal, una foto, un vistazo por la ventana… Pequeñas cosas, cosas que no se pueden vender porque no valen nada. Y ni con todo el dinero del mundo podríamos comprarlas.

Y hoy… una imagen, un recuerdo, una historia. Una de esas pequeñas cosas. Porque siempre lo recordaré.

A red straw hat.

A kimagure angel.

A capricious orange road.

Anuncios

Acerca de Tatherwood

Viajero nostálgico
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Siempre recordaré… I

  1. Shadow dijo:

    La memória es fragil, los recuerdos se van perdiendo en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Tendemos a ser pesimistas, pensar que todo tiempo pretérito fué mejor y olvidarnos de lo bonito del presente, del aquí y ahora. Pero la memória es traicionera, se basa en una visión del pasado cambiante, que puede llegar a distorsionar la realidad y nuestra conciencia o estado de ánimo. Mejor dejar el pasado atrás, centrarse en el presente y en ir creando recuerdos nuevos, épocas de oro fugaces, que sólo duran lo que un pez puede recordar. O tambien se puede intentar ganar al tiempo, encerrar nuestros más preciados recuerdos en cápsulas para que nuestros “yo” futuros las encuentren e intentar así que no olviden. Una batalla perdida de antemano, el tiempo siempre vence en cualquier batalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s