Amanecer de la segunda nochenueva

¿Lo recuerdas, viajero errante? Hace un año. Nos encontramos aquí, en este mismo lugar. En tal noche como hoy. Recuerdo lo que compartimos entonces; lo he recordado muchas veces este año. Y he tomado la decisión de que es algo que no cambiará. Porque a partir de hoy, o mejor dicho, a partir de hace un año, pasaremos juntos el amanecer de nochenueva, aquí, al calor de este cielo sin estrellas. Y estaremos bajo el amanecer hasta que amanezca y se rompa el hechizo. Así que, ¿de qué podríamos hablar esta vez?

Me temo que no tengo demasiada experiencia en esta tradición que, a fin de cuentas, aún es joven, o quizá no tanto, así que me perdonarás si elijo un tema que ya hemos hablado. Pero creo que es algo que vale la pena recordar una vez más. Hablo de los própositos. ¿Lo notas, cansado caminante? Yo los siento en el aire que respiro, en el viento que me azota, en el frío que me da vida, en las estrellas que me huyen, en la luna que me arropa. Los siento a mi alrededor, cientos, miles, millones de própositos.

Quiero saber los tuyos. Quiero saber si conseguiste cumplir los del año pasado, y me gustaría saber los nuevos. Te escucharé toda la noche. Pero antes, deja que hable yo: acabaré pronto.

Porque, una vez más, propósitos y planes, y proyectos, se han quedado cortos, o largos, y nada ha acabado como debería. O como quisiera, en cualquier caso. Apenas puedo creer mi vanidad al pensar que con tan burda retórica camuflaré la simple verdad: una vez más, mis propósitos han quedado sin cumplir.

¿Qué propósitos tengo ahora, dices? Bueno… la respuesta más sencilla sería “ninguno”, pero no sería del todo cierta. Tengo algunos, claro que tengo algunos, pero temo que no los veré realizados. Así que disculpa que esta vez no los comparta contigo; así mi vergüenza quedará expuesta sólo ante mí mismo cuando fracase.

Pero no hablemos de mí; para eso tenemos el resto del año.  Adelante, te escucho. Hoy quiero que hables tú y no tenemos mucho tiempo.

El amanecer me verá partir.

Pero tranquilo.
Todavía nos quedan algunas horas…

Anuncios

Acerca de Tatherwood

Viajero nostálgico
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s