¡Pero si era una fieshta!

Lo normal a los 5 años, es que quieran ser superhéroes. O astronautas.
Lo normal a los 8 años, es que quieran ser veterinarios. O deportistas.
Lo normal a los 11 años, es que quieran ser estrellas del pop.
Lo normal a los 13 años, es que se inicien en el consumo de alcohol.
Y esto, no debería ser normal.

Es la nueva campaña contra el alcohol del Ministerio de Sanidad. No voy a decir si creo que funcionará o no, porque el tiempo se encargará de decir que tengo razón, pero sí diré que ya era hora que hablasen de los niños. Porque tener que escribir hoy sobre esto me recuerda al ya viejo Infancia truncada. Hay cosas que no deberían ser… y sin embargo son.

Algo va mal con este país si un niño de 12 años puede matar a otro sin pizca alguna de remordimiento. Algo va muy mal con este país si un niño de 12 años mata a otro sin pizca alguna de remordimiento y no paga por ello. Algo va mal con este país si un niño de 13 años acaba con coma etílico un fin de semana cualquiera. Algo va muy mal con este país si un niño de 13 años empieza a emborracharse de forma semanal y no hacemos, ni podemos hacer, nada para impedirlo. Algo va realmente mal con este país… y con este mundo.

¿Qué se supone que nos impulsa a hacerlo? ¿”Me siento más guay”? ¿”Los demás lo hacen”? ¿”El alcohol es divertido”? ¿”Sólo para coger el puntito”? ¿”¿Y por qué no?”? Por favor. No lo entendía de pequeño, no lo entendía de preadolescente, no lo entendía de adolescente, no lo entiendo de joven y no lo entenderé de adulto.  ¿Para qué demonios hace falta el alcohol? ¿Y por qué demonios hay que empezar tan temprano? ¿Y por qué animamos a que se empiece? ¿Y por qué parece que no nos importe…?

Pero de acuerdo, adelante. Total, sólo es una fiesta, ¿no? Las fiestas son divertidas. ¿A quién le molesta una fiesta?

Además, lo importante es pasárselo bien. Porque vamos a ver, si no fumas ni bebes, ¿entonces para qué vives?

Además, ¿a quién le molesta una buena fiesta? El ruido no es para tanto. La gente borracha no existe, es sólo gente con el puntito. Los altercados callejeros, un invento de la televisión. Los comas etílicos y los cánceres múltiples, avisos catastrofistas de unas compañías médicas cada vez más comercializadas.

Las fiestas no molestan a nadie, porque gustan a todos.

Vergüenza.

Vergüenza ajena y vergüenza es lo que deberíamos sentir y lo que siento.

Asco profundo y sin ataduras al mirar a nuestro alrededor.

Impotencia absoluta al ver lo que nos rodea…

Anuncios

Acerca de Tatherwood

Viajero nostálgico
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s