Día de acción de gracias

People are a lot like the falling leaves of autumn.
We fall from the tree of life, encountering all sorts of people.
There will be people who we will fall in love with, become friends with, people we will hate…
In a life time we will meet many people, each of them affecting us in different ways.
However by the time petals reach the ground we don’t know who will be beside us.

Thanksgiving is a time of year where we are grateful for something in our lives
This year what are you thankful for?

This year I have a lot to be thankful for
The first is that I’m alive. All life no matter how hard is worth living. As long as you’re alive you can change your life.
The second is that I have a family I can count on for support.
The third is that I have someone to believe in. I know I can always count on her when I need someone.
I’m thankful for the fact that you stand besides me when I’m alone
You are the proof that I’m still alive
“It’s only for you that I would crash the stars”

Eso reza una pequeña botella que acabo de encontrar.
Permíteme, viajero errante, traducirlo a un idioma con el que nos sintamos más cómodos. Y, por favor, disculpa que mi pobre dominio del idioma no me permita transmitir todo el poder que tiene el original.

Las personas nos parecemos mucho a las hojas que caen en otoño.
Caemos del árbol de la vida y nos encontramos con todo tipo de gente.
Estarán aquellos de los que nos enamoremos, los que serán nuestros amigos, a los que odiaremos…
Durante nuestra vida nos encontraremos a muchas personas, y cada una de ellas nos afectará de forma distinta.
Sin embargo, no sabemos quién seguirá junto a nosotros cuando los petalos lleguen al suelo.

Acción de gracias es un momento del año en el que estamos agradecidos por algo en nuestras vidas.
Este año, ¿por qué das gracias?

Este año tengo mucho por lo que dar las gracias.
Primero, por estar vivo. Toda vida, sin importar lo dura que sea, merece ser vivida. Siempre que estés vivo podrás cambiarla.
Segundo, por tener una familia en la que apoyarme.
Tercero, por tener alguien en quien creer. Sé que siempre puedo contar con ella cuando necesite a alguien.
Doy gracias porque estés junto a mi cuando estoy solo.
Tú eres la prueba de que todavía estoy vivo.
“Es sólo por ti, que destruiría las estrellas”

Quiero proponerte algo, vagabundo del camino. Únamonos hoy a esta acción de gracias. Quizá no somos americanos, quizá no comeremos pavo… ¿pero a quién le importa? A mi no, y espero que a ti tampoco. Porque lo que a menudo olvidamos es que lo realmente importante es el espíritu, y hoy el espíritu no es trinchar un ave al horno ni beber cerveza; es dar gracias. Así que, por favor, da gracias conmigo. Empezaré yo.

Este año… creo que no hay mucho por lo que dar gracias. No obstante, todavía puedo hacerlo.
Supongo que habría que empezar dando gracias por estar vivo. No sé la importancia real que eso puede tener… pero mientras esté vivo, podré hacer algo.
Y querría dar gracias también porque los que me rodean también están vivos. Y quizá no lo parezca, y quizá no sepa expresarlo, pero estoy agradecido de que mi familia siga aquí.
Estoy agradecido por el desarrollo de los acontecimientos. Porque las últimas decisiones de mi vida han traído imprevistos y quizá algo de dolor, pero las cosas no van tan mal como habrían podido ir. De hecho, van mejor de lo que me habría atrevido a esperar.
No puedo olvidar dar gracias por los amigos, y me refiero a los amigos de verdad. Quizá no vayamos a emborracharnos a la discoteca, quizá no quedemos para estudiar juntos, pero son especiales. Y no son más de cinco. Y, por supuesto, doy gracias porque no son más de cinco… si lo fueran, no serían tan especiales…
Quisiera dar gracias por los recuerdos. A veces, o quizá a menudo, son dolorosos, pero nos ayudan a ver las cosas desde otra perspectiva. La de la experiencia, o quizá la de la inexperiencia. Y nos ayudan a percibir los cambios.
Estoy agradecido por esas noches sin estrellas que por fin, después de tantos años, he aprendido a contemplar tranquilamente, en paz, en una armonía que no creía posible. Y por el frío, ese viento helado que me limpia los pulmones y me renueva el espíritu. Y por la lluvia que, aunque escasa, sigue besando la tierra, limpiándola.
Quiero dar gracias por ese pequeño jardín, ese diminuto remanso de paz que todavía algunos respetan. Ese pequeño lugar donde me puedo recoger y respirar tranquilo. El bosquecillo al que huir para evadir a la masa, esa multitud anónima. El lugar donde se puede disfrutar la soledad de dos en compañía…

Pero sobre todo, por encima de todas las cosas, quiero dar gracias por seguir siendo capaz, después de casi un año, de seguir lanzando mensajes en botellas. Mensajes que hoy nadie lee, mensajes que tal vez nadie leerá nunca. Mensajes que significan que todavía soy capaz de hablar conmigo mismo sin estar loco.

¿Y tú, peregrino anónimo?
¿Por qué das gracias tú?

Anuncios

Acerca de Tatherwood

Viajero nostálgico
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s