Sueños rotos

Sus esperanzas se han venido abajo. Su fe ha muerto. Sus sueños se han roto…
Lo que tanto tiempo había deseado le ha sido negado, y ahora no encuentra fuerzas para seguir adelante.

Hoy la tierra brilla con resplandores eléctricos, y el cielo está encapotado. Las nubes negras y los reflejos de oscuridad presagian una noche de tinieblas y pesadillas. La noche perfecta para desaparecer. La noche perfecta para perderse sin remedio. La noche perfecta para dejar de existir. La noche perfecta para rendirse.

Y no sabe dónde sujetarse, cuál puede ser su punto de apoyo ahora; su vida ha acabado, ya nada tiene sentido. No sabe qué hacer, no sabe si caer o seguir… no sabe en qué creer.

La religión no lo es todo, desgraciadamente para la Iglesia; tal vez tenga el monopolio de la fe, pero no puede dominar la esperanza. De modo que hay algo que todos deberíamos recordar cada vez que decimos "¿Yo? Yo soy ateo: no creo en nada."
No puedes no creer en nada. Desde el preciso momento en que el ser humano deja de creer en algo, algo como realidad abstracta, y empieza a no creer en nada, está condenado. Porque no podemos no creer en nada: algunos, creerán en su Dios; otros, creerán en el destino; otros creerán, sencillamente, en una fuerza superior sin nombre; otros creerán en sí mismos. Y otros, creerán en los suyos. Pero todos creemos en algo.

Y debemos recordar que hay que seguir luchando. No porque las cosas vayan a ir mejor, deseo surrealista. No porque las cosas ya no puedan ir peor, falacia filosófica. No porque después de la tormenta llegue la calma, ilusión optimista. Hay que seguir luchando, sencillamente, porque las cosas van a seguir pasando. El mundo no se detendrá por nuestro dolor; seguirá girando inconsciente, implacable, ajeno a lo que nos duele y nos retiene. Y no nos esperará. Tenemos que seguir caminando, seguir luchando, sencillamente porque el único sueño que se cumple sin luchar es el de despertar. Y eso no es un deseo optimista, ni una ilusión benevolente; es la simple, pura, cruda, ruda y asquerosa realidad. Y un sueño hecho pedazos, a veces, puede recomponerse. Tal vez no tan imponente, tal vez no tan mayestático, pero no menos brillante. Y para poder hacerlo hay que seguir luchando.

Y está bien parar a respirar. Está bien estar triste, cansado, agotado y destrozado; está bien estar furioso, rabioso. Está bien sentirse impotente e inútil. Y, sobretodo, está bien que duela. Mentiras aparte, el dolor ni es bueno ni purga. Pero que duela, significa que es real; que nos haga llorar significa que no es imposible. Que duela significa, en definitiva, que existe y puede volver a existir. Pero que suceda depende, también, de nosotros. Nadie nos hará favores.

Y eso es algo que todavía no ha aprendido. Pero lo aprenderá, como todo. Es fuerte, es resistente… pero sobretodo, tiene una voluntad de fuego que ni la más implacable ventisca podría apagar. Puede que ahora esté perdida y no sepa cómo seguir, pero encontrará un punto de apoyo. Tal vez en ella misma, tal vez en los que la rodean; tal vez muy lejos, en tierras exóticas, tal vez a su lado, todavía sin hacerse notar.
Y tarde o temprano recordará que tiene permiso para parar a coger aire, que nadie se sentirá defraudado si tarda un poco más. Y entonces llorará de dolor, correrá de terror y gritará de rabia. Gritará hasta quedarse sin voz, llorará hasta que se le sequen las lágrimas y correrá hasta que la abandonen las fuerzas y caiga desfallecida. Pero se volverá a levantar, lista para luchar una vez más. Y nadie sabe si reconstruirá su sueño, o si lo reemplazará; nadie sabe si lo alcanzará o se quedará por el camino. Pero lo intentará. Y, precisamente por eso, esta noche es libre para sufrir y purgar en silencio su dolor.

Esa noche ella no duerme nada.
Sueños rotos.
Lágrimas en la almohada…

Anuncios

Acerca de Tatherwood

Viajero nostálgico
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s