“Qualsevol nit pot sortir el sol”

En los últimos años mi vida ha dado más vueltas de lo que sería considerado prudente, y eso me ha llevado a ser (todavía más) pesimista. Mi visión del mundo, realista según mi testimonio, está teñida de matices de pesimismo. Y es que los pesimistas tenemos dificultades para ver la luz.

A nosotros, que nos digan que "después de la lluvia va la calma", que "nunca llueve eternamente" o que "la noche es más oscura justo antes de amanecer" no nos dice nada; de hecho, en el mejor de los casos, nos dice que la persona con la que estamos hablando es una estúpida idealista que no ve más allá de su sueño. El problema que tienen los optimistas es que, en su optimismo (y valga la redundancia), son incapaces de ver más allá, solo pueden ver el lado bonito y elegante de la vida, mientras que nosotros, los pesimistas, somos capaces de ver el lado oscuro que, como todos sabemos, tienen todas las cosas. Los tópicos son útiles porque son… tópicos; pero siempre son sectarios, ya que se centran en una versión determinada de la realidad: la que interesa en cada momento.

Así, mientras que un optimista ve en todas esas frases una promesa de luz, nosotros vemos la continuación de una oscuridad. Por qué? Porque es cierto, sí, después de la lluvia va la calma, y nunca llueve eternamente pero… y? Tal vez pretenden aplicar esa realidad a los sentimientos como forma de metáfora. Pero seamos justos: si usamos la realidad como metáfora, usémosla en todos sus sentidos. Decimos "después de la lluvia va la calma" queriendo dar a entender que esa tormenta emocional que el otro está sufriendo es pasajera, que después veremos la luz y todo irá bien. Creemos que "nunca llueve eternamente" por los mismos patrones. Pero olvidamos que, después de seis días y seis noches lloviendo, la tormenta ha recogido cientos de vidas; olvidamos que, para esas personas muertas, ya no habrá calma que ver, y que para las familias de esas víctimas la calma llegará mucho después de la tormenta. Olvidamos que, aunque es cierto que después de la lluvia va la calma, no todos sobreviven para verla; por eso, aunque después de nuestro bajón emocional saldremos a flote, los optimista olvidan que no todos tenemos por qué salir… que algunos nos quedaremos por el camino. "La noche es más oscura justo antes de amanecer" pretende dar a entender que cuando lo veamos todo negro, significará que estamos a punto de superarlo. Pero olvidamos que en esa hora oscura es cuando más crímenes se cometen, cuando más vidas son segadas… y olvidamos que no todos llegan a ver el primer rayo de sol.
Y ha sido, y será siempre, así. Los optimistas solo saben ver la promesa de luz, pero los pesimistas apreciamos los matices oscuros.

Sin embargo, esta noche, al salir y ver la luna, esa pequeña luna blanca suspendida en un cielo oscuro, he recordado a una compañera del instituto. Éramos y, de hecho, seguimos siendo los dos polos más opuestos que imaginarse cabe: yo, símbolo y emblema del más negro pesimismo; ella, sencillamente más alla del mismo optimismo. Cuando un optimista dice luz, un pesimista dice sombra. El optimista se enfadará, dirá que no es posible que la luz solo nos sugiera oscuridad. El pesimista dirá, y tendrá toda la razón del mundo, que cuanto más te acercas a la luz, mayor es tu sombra. Dirá que la luz crea oscuridad. El optimista, desarmado, abandonará el combate… pero ella no. Ella, con una sonrisa inocente (y digo de verdad inocente, convencida de lo que cree), se limitará a replicar con una franqueza rayana en lo absurdo: "Entonces… cuando alguien está sumido en tinieblas, está rodeado de luz, verdad?".
Yo nunca fui capaz de entenderla… A los pesimistas nos cuesta tanto comprender el ciego optimismo como a los optimistas entender el cenizo pesimismo, pero unos y otros somos capaces de seguir, más o menos, la línea de pensamiento del otro, entender por qué cree en lo que cree… y tratar de discutir. Pero ella siempre me desarmó…
Nunca fui capaz de entenderla…y aún hoy soy incapaz de comprender su ciega fe.

Pero supongo que, sencillamente, como ella decía, cualquier noche puede salir el sol…

Anuncios

Acerca de Tatherwood

Viajero nostálgico
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s