Olvido

Avanzamos por la vida, recorriendo sinuosos caminos, dejando cruces atrás. Rara vez nos preguntamos por aquello que ya hemos pasado, pues creemos que el simple hecho de tenerlo a nuestras espaldas le resta importancia. Eso es el olvido.

Cerramos los ojos a nuestro pasado, a nuestros ancestros. Eso es el olvido.

No recordamos la lista de la compra, se nos pasa la visita del médico… Eso es el olvido…

Sin embargo, a menudo olvidamos, y ni siquiera nos damos cuenta de la ironía, que el olvido también es otra cosa. Otras cosas. En cierto modo, está relacionado con la soledad; algunos dirán que no es cierto, otros que sí. Unos creerán que apenas si llegan a tocarse ambos conceptos, y otros compartirán conmigo que están ligados de una forma tan íntima que, a menudo, son inseperables. El olvido también es, pues, el sentimiento de sentirse apartado, alejado, marginado… y olvidado. Es cuando en tu clase hay una fiesta y te enteras sólo porque el azar quiso que pasaras por delante en ese momento. Es cuando en tu grupo de "amigos" hay un cumpleaños y eres el único que no recibe invitación. Es cuando toda tu clase se va a la picina y nadie se acuerda de preguntarte si quieres ir.
Poco a poco te alejas de los demás, los olvidas, en un fútil intento de hacerles sentir lo mismo que sentiste tu, pero en el fondo sabes que lo único que logras es hacer el ridículo. Y eliges pasar página.

Y cuando el tiempo pasa, ese tiempo que, dicen, lo cura todo, olvidas el daño que te hizo el olvido; llegas a creer que eran imaginaciones tuyas, que nada era así. Llegas a pensar que nadie te olvidaba.

Pero te equivocas, como siempre. Es gracioso cuantas veces puedes llegar a equivocarte antes de vislumbrar siquiera la verdad absoluta: siempre estarás equivocado, siempre cometerás errores. Éste es sólo uno más. Es esa noche de invierno en la que decides repasar tus contactos de msn, de facebook, de tuenti… qué sé yo? Es esa noche que miras sus fotos, para recordarlos, después de tanto tiempo. Es esa noche en que te das cuenta de que no solo te olvidaban: no eras nadie.

Es esa noche en que ves la foto del fin de semana en Menorca, tú y tus 9 compañeros. Esa noche en la que navegas por el álbum, mirando imágenes, evocando sensaciones… recordando; esa noche en la que te das cuenta lo poco que les importabas.
Esa noche en que ves la foto.
La foto del grupo, una tarde cualquiera.

Es esa noche en la que ves que en la foto "Todos en la playa" sólo faltas tú…

Anuncios

Acerca de Tatherwood

Viajero nostálgico
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s